Stephen Olsen: “La Participación es el corazón de la gobernanza para la gestión de las zonas costeras"

1/02/2012
CIMG2540

El director del Coastal Resources Center (CRC) en la Universidad de Rhode Island (USA), Stephen Olsen, inauguró el pasado 30 de enero el Ciclo de Conferencias de Campus do Mar 2012 en la Universidade da Coruña con la ponencia “Participation, compliance and enforcement in the governance of coastal and marine ecosystems”. Además de la participación de los asistentes, la conferencia contó con la intervención de seguidores vía streaming (tv.campusdomar.es) que plantearon sus preguntas a Olsen a través de la web en un animado debate.

Al inicio de su exposición, el profesor Olsen resaltó la situación de vulnerabilidad bajo la que se encuentran los ecosistemas costeros, considerados como el territorio más expuesto al impacto de la actividad humana. En la actualidad, más del 60% de la población mundial vive asociada a la estrecha franja costera que representa un 5% del territorio. Además de suponer una concentración increíble de infraestructuras y actividades, se espera que su urbanización y población continúe aumentando en el futuro. Así, el director del Coastal Resources Center (CRC) y profesor en la Universidad de Rhode Island (USA), destacó la necesidad de trabajar de manera integrada para gestionar el desarrollo descontrolado. “Se trata de gestionar la complejidad. Los ecosistemas costeros están sometidos a una degradación y destrucción creciente que hay que manejar. Por este motivo, resulta imprescindible entender el contexto de cada sitio para conseguir buenos resultados”, señaló el profesor.

De este modo, la gestión de ecosistemas constituye un paso más. Durante su intervención, Olsen resaltó la importancia de gestionar el comportamiento humano y el medio ambiente juntos: “El énfasis debe estar en el comportamiento humano como eje de la gestión de ecosistemas”. Así explicó que para llevar a cabo de manera exitosa un plan de desarrollo costero sostenible, son necesarias varias generaciones, “por ejemplo en Rhode Island, ya llevamos 4 generaciones. Es necesario un esfuerzo continuo donde el aprendizaje es lo principal”.

Con respecto a las principales dificultades que afrenta la gestión sostenible de la zona costera en España y en Galicia, Olsen hizo alusión a la ausencia de iniciativas a largo plazo: “Se plantean proyectos a corto plazo, no transgeneracionales, y existe una falta de compromiso político”.

Además, el profesor estadounidense se refirió al carácter transfronterizo de la gestión costera, “se trata de una gestión que traspasa fronteras por ejemplo, cuando se contamina una cuenca que comprende varios países, como pueden ser España y Portugal”. De ahí la necesidad de trabajar de manera integrada y de establecer sistemas de gobernanza a nivel planetario, con un flujo de interacción bidireccional de abajo a arriba y de arriba abajo: “Es un requerimiento establecer una estructura de gobernanza anidada para afrontar los conflictos derivados de la gestión costera que en numerosas ocasiones configuran problemas de índole global, como puede ser el cambio climático”.

Asimismo, subrayó la importancia de tener en cuenta el conocimiento tradicional, adquirido durante de generaciones y sumarlo a los nuevos avances. En este sentido, enfatizó que su aplicación requiere poner en marcha un ‘proceso de cambio’ basado en la sostenibilidad ambiental, económica y social que tenga en cuenta las peculiaridades de cada ámbito geográfico y que valore principalmente la participación de los actores sociales.

Conseguir el éxito en un proceso de Gestión Integrada de la Zona Costera, además de la implicación transgeneracional y transfronteriza, requiere poner en práctica los cinco pasos que componen dicho proceso: Identificación y Evaluación de Asuntos Clave, Preparación del Programa, Adopción Formal y Presupuesto, e Implementación y Evaluación. Para Olsen, una de las debilidades que presentan los programas de gestión en España es que ponen demasiado énfasis en las iniciativas técnicas más que en las dimensiones sociales: “La mayor inversión se queda en los pasos uno y dos, mientras que los tres últimos -adopción formal del presupuesto, implementación y evaluación- no llegan a ponerse en marcha. Es necesario fomentar el compromiso social”, sentenció.

Según el profesor, el éxito de un sistema de gestión integrada: “No es cuestión de gobiernos, sino de gobernanza”. Mientras que la gestión consiste en la organización de recursos y actividades para avanzar hacia un objetivo claro en un sistema de ordenación como puede ser una ciudad o una industria, la gobernanza define hacia dónde queremos ir, es la plataforma sobre la que actúa la gestión. “Debemos afrontar asuntos de gobernanza, no sólo de gestión”, puntualizó el profesor y añadió: “La gobernanza del ecosistema trata de todos los procesos sociales y debe dirigir asuntos que combinen ciencia y tecnología con valores”.

En este contexto, es necesario hacer uso de todas las herramientas que se desprenden de las tres fuentes principales de gobernanza: los mercados, que disponen de mecanismos económicos; el gobierno, cuyas herramientas son los mecanismos legales y las políticas; y la sociedad civil, con sus mecanismos sociales.

Para finalizar, Stephen Olsen volvió a destacar el papel de la participación como uno de los pilares fundamentales de la gestión integrada de las zonas costeras: “La participación es el corazón de la gobernanza. Media conflictos, proporciona transparencia y genera nuevos conocimientos y alternativas. Participación implica compartir el poder”.

El profesor de Rhode Island presentó el ejemplo de Estados Unidos como modelo de participación voluntaria, donde los programas no vienen impuestos y funcionan con un sistema de incentivos: “Las personas de una circunscripción geográfica conocen mejor la materia porque atañe a ese lugar. Así se consigue que los participantes tengan autoridad a la vez que responsabilidad”.

Pero, ¿por qué en España la gente incumple las normas? La explicación que brindó Olsen es sencilla; en numerosas ocasiones, el beneficio de incumplirlas es mayor que el de no cumplirlas. Los castigos son débiles e inexistentes y el refuerzo resulta inefectivo. “Las consecuencias son mínimas para quiénes rompen las reglas”, se lamentó el profesor.

 

Pionero en la Gestión Integrada

Durante el turno de preguntas, además de responder cuestiones relacionadas con la gestión costera en Galicia y destacar el importante papel de las Cofradías como elemento de participación en la gestión,  el profesor Olsen, explicó cómo inició su carrera en este ámbito. En los años 70, este biólogo marino de formación, consciente de la necesidad de resolver estas cuestiones, impulsó el primer plan de ordenación de aguas marinas en Estados Unidos, convirtiéndose en un referente internacional en la Gestión Integrada de las zonas Costeras. Además de realizar una importante labor investigadora y gestora, el director del Centro de Recursos Costeros del Estado de Rhode Island en EE.UU –desde su creación en 1971, y director desde 1975-, está realizando una encomiable tarea de difusión de su trabajo cuyos métodos se están aplicando en varios lugares del mundo, los ejemplos más destacados son los de Ecuador, Indonesia y Tailandia.

Olsen resaltó la labor del Campus do Mar como elemento dinamizador de la Gestión Integrada de la Zona Costera, al constituir una iniciativa transdisciplinar y transfronteriza que aglutina a agentes socioeconómicos e investigadores marinos de las tres universidades gallegas, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Instituto Español de Oceanografía (IEO), junto a cuatro universidades portuguesas.

Más información sobre su biografía: http://campusdomar.es/?post_type=noticia&p=1952&lang=es

M. Norte/Campus do Mar