Jacob de Boer expone el próximo día 10 su visión sobre los contaminantes orgánicos en el ciclo de conferencias de Campus do Mar

6/02/2012
deboer_web

Los contaminantes orgánicos presentes en el medio marino protagonizarán el próximo viernes día 10 una nueva conferencia del ciclo internacional que todos los meses ofrece la posibilidad de seguir a expertos mundiales en distintos ámbitos del estudio de las ciencias y tecnologías marinas. En esta ocasión será Jacob de Boer, investigador de la VU University de Amsterdam el que imparta esta videoconferencia titulada:  ”Persistent organic pollutants in the marine environment – trends in known and emerging compounds”, que tendrá lugar a las 11:00 horas y se podrá seguir, bien desde la sala T2-14 de la Escuela de Ingenieros de Telecomunicación de la Universidade de Vigo o bien desde cualquier ordenador del mundo con conexión a Internet (http://tv.campusdomar.es) teniendo la posibilidad de interactuar con el ponente a través de un chat. La presentación del investigador holandés correrá a cargo de Mª Corina Porro y Lucía Blanco de Anfaco-Cecopesca.

Los contaminantes orgánicos en nuestros mares
El medio marino actúa como sumidero para muchos contaminantes. Mediante los contaminantes liberados de las fábricas, plantas incineradoras de residuos, plantas de tratamiento de aguas residuales, los productos contaminantes llegan a las aguas subterráneas, a los ríos y a los océanos, o son transportados por el aire y entran el medio marino con la lluvia. El calentamiento global podría cambiar estos procesos hasta cierto punto, no obstante, los contaminantes persistentes en particular podrían seguir alcanzando nuestros mares y océanos. Los contaminantes orgánicos persistentes (COP) son a menudo compuestos halógenos, como por ejemplo los famosos bifenilos policlorados (PCB), las dioxinas y los furanos, así como los pesticidas clorinados como la dieldrina y el DDT. Estos compuestos apenas sufren degradación y se acumulan en organismos como los peces y los mamíferos marinos. Muchos de estos contaminantes tradicionales han sido prohibidos en todo el mundo ya que las autoridades reconocen su riesgo para la salud humana y para futuras generaciones. Es por ello que los niveles de concentración de estos contaminantes en los peces marinos están paulatinamente disminuyendo.

Por desgracia, las sustancias alternativas utilizadas desde la prohibición de los COP tradicionales a menudo muestran características similares. Durante las últimas dos décadas se han utilizado retardantes de llama bromados (BFR) y los niveles medioambientales de algunos de ellos (los polibromodifenil éteres en concreto) han aumentado de forma rápida. Este grupo de sustancias químicas ha sido recientemente prohibido por las autoridades europeas y estadounidenses. Mientras tanto, se han encontrado en el medio marino retardantes de llama de fósforo que se habían sugerido como alternativas a los BFR y en algunos casos incluso en niveles más altos que de los de los BFR. Las parafinas cloradas se están utilizando en perforaciones de metales, en aplicaciones de revestimientos, y en muchas otras aplicaciones. Especialmente en China, las cifras de producción superan ampliamente a las de PCB, lo que muy pronto provocará la liberación de este grupo de sustancias químicas en nichos ambientales. La lección que debemos aprender de los actuales ciclos de producción, detección y prohibición es que se deben realizar ensayos más a fondo que los que se realizan hasta ahora sobre el comportamiento medioambiental de los compuestos alternativos utilizados para aplicaciones útiles como es el caso de la lucha contraincendios. Se espera que el programa europeo REACH desempeñe un papel importante en este proceso y asegure la futura reducción de vertidos en el medioambiente de sustancias químicas que son potencialmente peligrosas para los organismos y para la salud humana.