“El Campus do Mar es un ejemplo a seguir; fomenta la colaboración científica transfronteriza, el intercambio de conocimientos y su puesta en práctica”

18/07/2012
Cunha_Marina_headshot

La belleza y el misterio que envuelven los fondos marinos atraen a muchos investigadores a profundizar sobre el conocimiento de estos impresionantes hábitats que albergan organismos fundamentales para la persistencia del ser humano en La Tierra. Desafortunadamente, la mano del hombre ha rebasado los límites de la zona costera y ya deja ver su influencia a más de 700 metros de profundidad, alterando y amenazando la supervivencia de estos preciados ecosistemas. Conocer la biodiversidad y el funcionamiento de los habitantes del lecho marino, y averiguar el impacto que tienen sobre ellos actividades como la pesca de arrastre, la minería submarina y la abundancia de residuos, es el cometido de la Profesora del nuevo programa de doctorado del Campus do Mar (DO*MAR) que se impartirá desde el próximo curso 2012-2013 y que conducirá a una titulación avalada por seis universidades, Marina Ribeiro da Cunha, también investigadora y profesora del Departamento de Biología y del Centro de Estudos do Ambiente e do Mar (CESAM) de la Universidade de Aveiro (Portugal). Alrededor de 15 personas componen su equipo de investigación en Ecologia Marinha e Estuarina en la universidad portuguesa, formado principalmente por jóvenes investigadores de postdoctorado y estudiantes de doctorado y maestría. Desde 2011 es miembro del Consejo Editorial (Ecología y Biología Evolutiva) de ‘Scientific Reports’.

 

Pregunta (P).- El escaso conocimiento de la vida en torno al lecho marino es el punto de partida de muchos investigadores que se sienten atraídos hacia la investigación en este campo, ¿cuándo comenzó su interés por el estudio de los fondos marinos?

Respuesta (R).-  Desde muy joven me sentí atraída por el misterio y la belleza de la vida marina. Durante el mi último año de proyecto para obtener mi licenciatura en Biología (1985-86) en la Universidad de Aveiro, comencé a estudiar la macrofauna bentónica –pequeños animales que habitan los fondos marinos como crustáceos, moluscos o anélidos (gusanos marinos) de la Ría de Aveiro. Continué estudiando las comunidades de macrofauna de la Ría durante los años siguientes y, al principio de los noventa, participé en mis primeras expediciones oceanográficas en la plataforma continental. Posteriormente, en el 2000, tuve la oportunidad de integrar el Programa “Training Through Research” de UNESCO-IOC y comencé a estudiar los ecosistemas de aguas profundas con los que he desarrollado hasta hoy varios proyectos de investigación.

 

- Su trabajo se centra en el estudio de la comunidad formada por los organismos que habitan el fondo de los ecosistemas acuáticos, el bentos o ecosistema bentónico, ¿podría explicar en qué consiste?

-  Mi trabajo consiste en descubrir cuáles son los pequeños animales que viven en el fondo del mar, dónde viven, cuáles son sus preferencias y hábitos, cómo se relacionan entre sí y cómo interactúan con los otros organismos y el medio ambiente. También trato de entender si se ven afectados por nuestras actividades humanas y cómo responden a estos cambios en su entorno.

 

- ¿Qué organismos componen este ecosistema y por qué es tan importante su estudio?

-  Las comunidades macrobentónicas están formados por una enorme diversidad de pequeños animales (desde menos de 1 milímetro hasta unos pocos centímetros), que viven en la superficie o el interior de los sedimentos. Debido a que son pequeños y, por lo general, no se mueven a lo largo de grandes distancias poseen una relación particular con las condiciones ambientales de sus hábitats. En este sentido, las variaciones en su distribución se pueden utilizar para evaluar la importancia de los cambios naturales o inducidos por el hombre en sus entornos. También son un importante eslabón en la cadena trófica, ya que comen una gran variedad de fuentes primarias de alimentos y sirven a su vez de alimento a otros animales más grandes como peces, grandes crustáceos y mamíferos. Algunas especies tienen también un valor económico como alimentos (por ejemplo, camarones, bivalvos, caracoles, erizos de mar), materiales para joyería (corales) y para la industria farmacéutica (esponjas, corales, caracoles).

 

- ¿Cuáles son los principales objetivos de la investigación del ecosistema bentónico marino?

- El objetivo principal es obtener más conocimiento sobre la biodiversidad y el funcionamiento de estos ecosistemas que cubren cerca del 70% de la superficie de la Tierra. Sabemos que la permanencia de las poblaciones humanas en La Tierra depende de la integridad de los ecosistemas y de los servicios que estos nos prestan. Con el fin de proteger estos ecosistemas y preservar estos servicios, primero tenemos que conocerlos.

 

-  A través del estudio de estos organismos, ¿es posible conocer el estado de perturbación de las costas?

-  Los organismos bentónicos pueden responder a diferentes fuentes de perturbación de varias maneras, ya sea por cambios en su distribución, alteraciones en su morfología, fisiología o comportamiento y, en última instancia, por su extinción local. En el ámbito de la comunidad, con frecuencia hay cambios en la estructura y composición, así como modificaciones en las especies dominantes. Por lo general, las especies más vulnerables son monitoreadas de una manera más exhaustiva, dado que éstas variarán según las diferentes regiones en las que se encuentren y en función del principal tipo de impacto que sufra su hábitat (contaminación, pesca de arrastre, acidificación). La monitorización debe llevarse a cabo con el mínimo impacto en los organismos (por ejemplo, a través de observaciones in situ, fotografías o videos), aunque a veces deben tomarse muestras reales para exámenes de laboratorio o experimentación.

 

-  En algunos estudios se ha determinado que la abundancia y actividad de estas especies está relacionada con la actividad humana ¿podría describir qué tipo de actividad constituye una amenaza para estos ecosistemas y cómo les afecta la presión humana?

- Las especies marinas que se encuentran en hábitats costeros poco profundos están sometidas a una amplia variedad de presiones antropogénicas como son la sobre-explotación de las especies de valor comercial, las especies invasoras, la eutrofización, la contaminación o la basura (plástico, vidrio, metal y otros). Por otra parte, los ecosistemas más profundos también se están viendo cada vez más afectados; los impactos de la pesca de arrastre se están convirtiendo en algo frecuente a una profundidad de hasta 700 metros, e incluso más, y a menudo se observan artes de pesca extraviadas en los fondos; la explotaciones de gas y petróleo se están operando también a mayores profundidades y, por supuesto, la basura, especialmente los plásticos son ahora prácticamente omnipresentes en todos los ecosistemas. En un futuro cercano, se prevé que aumenten los impactos del cambio climático global con efectos como el calentamiento y la acidificación de los océanos, así como las posibles alteraciones en la circulación oceánica global que, en el peor de los casos, puede conducir a tasas de extinción graves de la fauna de aguas profundas.

- Para detectar que una zona ha sido perturbada necesitan saber cómo era esa zona antes de ser alterada, es decir, cuál era su estado inicial, ¿cómo determinan cuál es su estado natural? ¿Existen zonas exentas de la influencia de la actividad humana que les permitan realizar esta comparativa?

-  Podemos decir que la probabilidad de encontrar un ambiente prístino hoy en día es muy pequeña, cuando no nula, y por lo tanto cada vez es más difícil hacer ese tipo de comparaciones. Una complicación adicional es el cambio de perspectiva sobre el estado de los océanos, al que el reconocido biólogo marino Daniel Pauly (1995) se refirió como el síndrome de referencia variable: “Cada generación acepta la composición de especies y el tamaño de las poblaciones observadas en primer lugar como un punto de referencia natural para evaluar los cambios. Esto, por supuesto, ignora el hecho de que este punto de referencia ya puede representar un estado de perturbación”.

 

- ¿Han detectado cambios en la distribución de poblaciones bentónicas en la costa atlántica europea?

-  Para los ecosistemas de aguas profundas, en los que mi equipo se ha centrado, la información histórica sobre la distribución es muy escasa. Aunque recientemente cambios en la distribución de varias especies marinas han sido documentados y relacionados con el cambio global.

 

- ¿Cuáles son los efectos directos del impacto humano en los fondos marinos y cómo podemos mitigarlos o adaptarnos a ellos?

-  Existen gran variedad de impactos directos e indirectos sobre el fondo del mar pero, en mi opinión, uno de los principales problemas es que la mayoría de estos impactos permanecen ocultos al ojo humano. El público general es mucho menos consciente de la degradación de los hábitats y la pérdida de diversidad en los ambientes marinos que en los terrestres; por ejemplo, los efectos de la deforestación de bosques tropicales son evidentes, pero el efecto análogo del dragado en los arrecifes de coral y las agrupaciones de esponjas siguen siendo prácticamente invisibles, a pesar de sus graves impactos sobre estos hábitats bentónicos. Estos pueden tardar décadas o incluso siglos en recuperarse. Otro problema importante es el conocimiento relativamente pequeño del dominio marítimo (en especial el de aguas profundas). Lograr un equilibrio entre la preservación de la biodiversidad y la utilización de los recursos es el principal reto para la conservación marina pero para conseguirlo, las amenazas de los ecosistemas marinos tienen que abordarse desde varios frentes; la legislación y la administración pueden actuar a corto plazo, mientras que la educación y las acciones de concienciación serán fructíferas a largo plazo. Por último, un mayor conocimiento científico resulta fundamental.

 

- Una de sus líneas de investigación se centra en el estudio de organismos bentónicos en zonas de volcanes y chimeneas marinas, ¿qué les motiva a investigar en esta área?

-  El principal interés de la investigación de mi equipo es aumentar el conocimiento sobre los hábitats característicos del margen ibérico, tales como cañones y montañas submarinas, corales de aguas frías, esponjas y jardines de gorgonias, y los ecosistemas basados ​​en la quimiosíntesis –forma de  producir energía sin el requerimiento de la luz solar, utilizada por muchas bacterias que habitan libremente o en simbiosis con invertebrados en torno a las fuentes hidrotermales y surgencias frías, como volcanes de lodo y otros-. Estos últimos han sido uno de nuestros objetivos principales por varias razones. Científicamente estos hábitats se encuentran entre los más interesantes y desconocidos; las surgencias frías han sido descubiertas hace  muy poco tiempo y proporcionan investigación nueva y emocionante en los campos de la ecología y la evolución, entre otros. Asimismo,  muestran un alto grado de endemismo en los conjuntos biológicos y novedad en los procesos biológicos. Económicamente son relevantes, ya que generalmente están asociados con yacimientos de gas y petróleo. Además, la ubicación de los extensos campos de volcanes de lodo en el Golfo Ibero-Marroquí (más conocido como el Golfo de Cádiz) proporciona un laboratorio natural para la observación y la experimentación relativamente cerca de la costa, determinante para reducir el coste de las campañas oceanográficas. Por último, también es muy relevante el interés internacional en este campo de investigación; la colaboración internacional es esencial para desarrollar la investigación en aguas profundas con mayor acceso a equipos multidisciplinares e  infraestructuras de navegación marítima, como buques de exploración modernos y equipamiento puntero para la observación, el muestreo y la experimentación.

 

Pregunta (P).- ¿Qué proyectos está desarrollando actualmente?

-  En la actualidad, los proyectos activos incluyen a HERMIONE (HotSpot Ecosystem Research and Man’s Impact on European Seas), del VII Programa Marco financiado por la Unión Europea, ReDEco (Regional Drivers of Ecosystem Change and its Influence on Deep-Sea Populations in the Mediterranean) en el marco del consorcio MarinERA, la Red del Espacio Europeo de Investigación, cuyo objetivo fundamental es coordinar las actividades de distintos programas nacionales de investigación marina, y SWIMGLO un proyecto nacional de la Fundação para a Ciência e a Tecnologia (FCT). Dos miembros de mi equipo coordinan otros dos proyectos nacionales: CARCACE (Dra. Ana Hilário) y DEEPFORAMS (Dra. Ana Aranda da Silva). Todos los proyectos se centran en la investigación de los ecosistemas de aguas profundas y los rangos de alcance geográfico del margen europeo (HERMIONE), el Mar Mediterráneo (ReDEco) y el margen ibérico – los volcanes de fango del Golfo de Cádiz (SWIMGLO), la colonización de los cadáveres de ballena (CARCACE) y los cañones portugueses (DEEPFORAMS).

 

- ¿Considera que los resultados de sus investigaciones se ven reflejados en la toma de decisiones políticas sobre gestión del área marina y costera?

- Hasta hace poco, los ecosistemas de aguas profundas no se consideraban un problema importante para la conservación, la planificación y la toma de decisiones, pero esto está cambiando. Estoy segura de que el conocimiento científico que hemos ido acumulando ganará rápidamente importancia en el futuro.

 

- ¿Cuáles serán sus próximos proyectos?

-  Recientemente hemos presentado dos proyectos que ahora están pendientes de evaluación y esperamos consigan financiación. Una de las propuestas fue presentada para obtener financiación nacional destinada a la continuidad y mejora de los actuales estudios en aguas profundas portuguesas. La otra propuesta fue presentada como Consorcio entre Bélgica, Grecia, Noruega, Islandia y Portugal a la convocatoria Seas-ERA con el objetivo de evaluar la sensibilidad y capacidad de recuperación de los ecosistemas bentónicos de aguas profundas a los impactos humanos (por ejemplo, la pesca de arrastre y la minería).

-  Las comunidades bentónicas, además de constituir la base de una fuente de alimento destinado al consumo humano, posee un gran potencial para el desarrollo de nuevos fármacos y el tratamiento de enfermedades ¿qué aplicación tienen sus estudios en este ámbito?

-  Básicamente, algunas especies de corales y esponjas de aguas profundas pueden ser utilizadas para la bio-prospección de compuestos bioactivos potencialmente útiles en la industria cosmética y/o farmacéutica.

 

-  La Universidad de Aveiro es una de las 4 universidades portuguesas que junto a las 3 universidades gallegas, el CSIC y el IEO configuran el proyecto Campus do Mar ¿cuál es su opinión sobre esta iniciativa? ¿Qué ventajas aporta formar parte de un proyecto transfronterizo como este?

-  Los organismos y procesos marinos no siguen las fronteras políticas, pero la falta de acuerdos entre los países vecinos a menudo dificulta el éxito de la conservación. En mi opinión, el Campus do Mar es un ejemplo a seguir; fomenta la colaboración científica transfronteriza, el intercambio de conocimientos y su puesta en práctica. La formación conjunta de la próxima generación de científicos y gestores de la conservación marina es una gran responsabilidad que esperamos lleve a ambos países hacia la misma sintonía, y promueva no sólo un mejor conocimiento, sino también futuros acuerdos bilaterales en la toma de decisiones para la gestión de nuestro océano.

 

- Con el objetivo de formar a la próxima generación de científicos, tecnólogos y gestores en Ciencias y Tecnologías del Océano, el próximo curso 2012-2013 se impartirá el programa de doctorado de Campus do Mar (DO*MAR) en el que usted participará como directora de tesis. Este programa conduce a un título de “Ciencia, tecnología y gestión del mar” avalado por 6 universidades, CSIC e IEO para favorecer el mejor entorno multidisciplinar, creativo y dinámico en investigación del mar al más alto nivel, ¿qué le parece esta iniciativa? ¿Cuál será su aportación en este sentido?

- Espero contribuir con conocimientos sobre la biodiversidad y el funcionamiento de los ecosistemas de aguas profundas y atraer un poco de atención a esta línea de investigación, que resultará cada vez más relevante en el futuro próximo.

 

- ¿Cree que es importante acercar sus investigaciones a un público no especializado?

-  Como he mencionado anteriormente, es muy importante generar conciencia pública en cuanto a la degradación de hábitats y pérdida de diversidad en los ambientes marinos. En línea con esta preocupación, mi equipo también organiza o colabora en actividades de divulgación en nuestra Universidad (por ejemplo, la Semana Aberta da Ciência e Tecnología, la Academia de Verão), en los centros de Ciência Viva (por ejemplo, Fábrica da Ciência en Aveiro) o en diferentes tipos de reuniones y conferencias a nivel local o nacional. Por ejemplo, estamos organizando actividades como competiciones de dibujo y manualidades dirigidas a los niños, actividades en laboratorio y campo para los adolescentes y exposiciones, visitas guiadas y conferencias para el público en general.

M. Norte/Campus do Mar