La Escuela Internacional de Posgrado del Mar incluirá estudios de máster, doctorado y formación continua

14/10/2010

La Escuela Internacional de Posgrado del Mar será el elemento clave a través del que se coordinará, gestionará e impulsará la oferta formativa de máster, doctorado y formación continua del Campus do Mar. Esta era ya la idea inicial y ahora, tras la celebración en el campus de la 1ª reunión del grupo de trabajo que está poniendo en marcha el proyecto, están ya definidos los principales rasgos que van a caracterizar un proyecto que nace con la intención de convertirse en un referente formativo tanto para el ámbito empresarial como académico, ya que la idea es captar a los mejores alumnos nacionales e internacionales con el objetivo de alcanzar un mínimo del 30% de estudiantes extranjeros en 2015.

En este encuentro el grupo de trabajo acordó que, inicialmente, la escuela deberá definir un número muy reducido de programas de doctorado, "posiblemente uno o dos", especificó Emilio Fernández, el comisionado del Campus do Mar. Cada universidad y organismo de investigación analizará internamente la oferta de doctorado existente y preparará una propuesta de programa/s a desarrollar en la escuela internacional de posgrado. "Estos programas podrán crearse "ex novo" o bien como asociación de programas ya existentes en la actualidad", añadió el comisionado, al tiempo que explicó que las aportaciones de cada institución serán objeto de análisis y debate en el grupo "que deberá tomar una decisión en la próxima reunión que acordamos que sea en el próximo mes de enero".

Tras analizar las normativas legales que regulan los estudios de máster y doctorado en Portugal y España, los participantes en la reunión concluyeron que las diferencias entre ambos sistemas no impiden la creación de una escuela transfronteriza formada por universidades de España y Portugal.

Ámbitos de trabajo de la escuela
La Escuela Internacional de Posgrado del Mar mantendrá abiertas líneas de trabajo en varias áreas coincidiendo con los proyectos estratégicos para la investigación definidos por el Campus do Mar, si bien se decidió que la posible definición e implantación de estudios de máster en la escuela, emerja, en esta fase inicial, a partir de las necesidades de formación que en su momento identifiquen las comisiones académicas de los programas de doctorado de la escuela.

El grupo de trabajo acordó en esta primera reunión que la oferta docente de los cursos avanzados de formación continua surja de la demanda de los agentes económicos y también tomó la decisión de que una de las características distintivas del centro sea la definición y desarrollo de un Curriculum Nuclear de la escuela, "constituido por actividades de formación avanzada impartidas por profesorado del mas alto nivel internacional, tanto en temáticas transversales cómo específicas de los programas de doctorado de la escuela", añadió el comisionado.

Fuerte presencia de Portugal en la reunión

El vicerrector de Investigación de la Universidade de Aveiro, José Fernando Ferreira Mendes, destacó la importancia de formar parte de este proyecto, al que se refirió cómo "una gran oportunidad" y se manifestó convencido de la viabilidad de una escuela "que estoy seguro de que va a ser una realidad, independientemente de la resolución que tomen en Madrid la próxima semana".

También desde el otro lado de la frontera asistió a la reunión la vicerrectora para la Formación, Organización Académica y Estudiantes de la Universidade do Porto, María de Lurdes Correia, que fue la encargada de presentar la estructura actual de máster y doctorado en Portugal. Desde su punto de vista, la puesta en marcha de la escuela supondrá dar un paso muy importante en la internacionalización de los campus, "en una materia como la investigación marina donde ya todos tenemos una fuerte experiencia" a lo que añadió que, "sin duda, también será positivo a la hora de ganar atractivo entre el alumnado".

En representación de la Universidade de Minho, Cándida Lucas, profesora del Centro de Biología Molecular y Ambiental, valoró muy positivamente esta primera reunión, ya que pese a las dificultades de impartir títulos entre diferentes países, "estamos ya en un punto muy avanzado y pienso que no va a ser difícil la puesta en marcha de la escuela", subrayó, al tiempo que apuntó la necesidad de ser flexibles, sobre todo con el alumnado, "a la hora de concederles créditos, independientemente de que se cursen en España o Portugal".