Los participantes del Campus Oceántica 2013 participaron hoy en “Mergúllate no oceáno”

21/08/2013
FOTO-1

Los participantes del Campus Juvenil Internacional Oceántica 2013 participaron hoy en los talleres “Mergúllate no Océano” que el Campus do Mar está organizando en diferentes localidades de Galicia para concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de la conservación de en medio marino.

Aprovechando que hoy se celebraban en Burela, los cuarenta chavales del Campus Oceántica se desplazaron hasta la villa para realizar los talleres y ejercer después de divulgadores hacia el público.

Pero antes de visitar Mergúllate no Océano”, hicieron dos interesantes visitas. La primera fue al puerto de Burela, donde Pablo Villapol, cronista del diario El Progreso, les habló del pasado y presente de la Mariña lucense y, en especial, de los puertos de Burela y Ribadeo.

Villapol les explicó, entre otras cosas, que Ribadeo y Burela son dos pueblos sociológicamente muy distintos. Ribadeo tuvo un importante pasado como puerto pesquero y comercial, y el tráfico marítimo generó mucha riqueza, hasta el punto de llegar a contar con tres bancos propios. Sin embargo, a día de hoy, la pesca prácticamente desapareció y el tráfico de mercancías es muy limitado. El presente y futuro es el puerto deportivo, el más importante entre A Coruña y Oviedo.

Por lo contrario, Burela, es un pueblo de reciente creación, que creció fundamentalmente en torno a la pesca del bonito. La infraestrutura pesquera con la que cuenta esta villa es muy importante y su puerto de pesca es uno de los más relevantes de Europa.

Después de esta charla, los chavales de Oceántica pudieron visitar el barco bonitero Reina del Carmen en el mismo puerto de Burela. Allí, el señor Balbino, pescador durante 30 años y promotor de este barco museo, les explicó el funcionamiento de diferentes aparatos y les habló de la evolución de los métodos de pesca.

Divulgadores por un día

Ya en los stands de Mergúllate no Océano, los cuarenta participantes se distribuyeron en grupos de seis para recibir formación directamente de los divulgadores del Campus do Mar, que los asesoraron sobre las corrientes marinas, los animales que hay en el agua, los otolitos (que indican, entre otras cosas, la edad de los pescados), las zonas de pesca y la flota pesquera española, la talla mínima de los pescados, la importancia de las dunas, la acidificación del océano o la gestión integral de la zona costera.

Una vez formados, los chavales tomaron el control de los stands y, por parejas, fueron los encargados de impartir los talleres y explicar toda la información al público que visitó Mergúllate no Océano.

Por la tarde, después de un pícnic en el Mirador de Monte Castillo (Burela) y de un paseo por la playa de Arealonga, se reunieron en Ribadeo con Jaime Cabeza, catedrático de derecho laboral de la Universidade de Vigo, que les habló sobre las condiciones laborales de los pescadores.

Según les explicó, controlar e inspeccionar el trabajo en el mar es muy difícil, por lo que tradicionalmente se realizaron prácticas excesivas, con jornadas de trabajo muy largas, condiciones peligrosas y salarios bajos. A esto contribuye también que los armadores abanderen sus barcos en países con condiciones laborales muy precarias, que se aplican a todos los que trabajen en la nave.

jaime cabeza campus oceánica