Ragnar Arnason augura en el ciclo de conferencias de Campus do Mar una revisión “conservacionista” de los acuerdos pesqueros internacionales

12/04/2011

Ragnar Arnason, profesor de la Universty of Iceland, defendió este martes en el ciclo de conferencias del Campus do Mar la aplicación de políticas “aún más conservacionistas” para mantener el “óptimo económico” en la explotación de las pesquerías. El profesor, experto mundial en el estudio de las consecuencias del calentamiento global en la pesca, aseguró que “la creación de derechos debe actuar como un incentivo para la conservación del recurso”.

Presentado por la profesora Dolores Garza, Arnason reconoció la probabilidad de que se produzcan cambios en el crecimiento de la biomasa, lo que significaría modificaciones “en la localización y capturabilidad de los stocks de pescado de interés comercial” y lo que, a su vez, aumenta la incertidumbre y el riesgo, por lo que los acuerdos internacionales, “se van a volver insostenibles y deberán ser renegociados”, hacia políticas más proteccionistas.

En ese ámbito, el economista islandés afirma que la definición de derechos de pesca puede conducir no solo a la ganancia de rentas, sino también a una mejor conservación de los recursos, “en la medida en que implica un incremento de valor para el futuro”. Sin embargo destacó que, a partir de esta idea general, cada caso debe ser estudiado “habida cuenta sus datos específicos” en un escenario en el que aumenta paulatinamente el riesgo de colapso como consecuencia del cambio climático, tal y como explicó en base a su experiencia en el desarrollo de la política pesquera en su país.

En el caso de Islandia, y en general en todo el Atlántico Norte, el calentamiento global afectó tanto a las pesquerías pelágicas, con especies como el atún la sardina o el pez espada, como a las demersales, que incluyen a los crustáceos pero también al mero o a la lubina. Eso provocó que tuvieran que reestructurar su política para desarrollar ITQs, Cuotas Individuales de Pesca, algo que ya está demandando el sector en España por considerarlo, vista la experiencia en el país nórdico, como más eficiente.

El Campus del Mar, un proyecto cargado de expectativas
Arnason reconoció que el Campus do Mar es “un muy, muy buen proyecto, de los primeros que le dan importancia a la pesca”, aseguró. El profesor islandés, especializado en el estudio de recursos pesqueros y su evaluación, destacó la necesidad de “desarrollar los recursos, aumentar los estudios, doctorados o másters sobre el mar, en todas sus vertientes”. Además, señaló que “Galicia es el lugar idóneo” para su localización, debido su gran tradición. A cuyo objeto confía en los frutos que pueda generar. De hecho, reconoció que “economistas de muchos países están expectantes sobre lo que puede suponer este proyecto, no solo en Europa, sino también en América”, afirmó.

DUVI