El campus juvenil internacional Oceántica 14 reúne en Vigo a 70 jóvenes estudiantes de Europa y Sudamérica

16/07/2014
DSCN1907

Setenta estudiantes de Galicia; Madrid, Comunidad Valenciana, Canarias, México, Portugal y Polonia participan desde este lunes en el Campus Internacional Oceántica 2014, organizado por el Campus do Mar con la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. Los jóvenes, con edades entre los 10 y los 20 años, son los ganadores del Congreso Internacional Juvenil Oceántica 2014, en el que concursaron con trabajos y proyectos sobre conservación oceánica.

Sus trabajos debían plasmar los desafíos de la sostentabilidad del mar y de los ecosistemas marinos y costeros, los peligros de la contaminación y la frágil relación entre los océanos y el hombre. Para eso pudieron elegir formato entre vídeos, canciones, fotografías, cortometrajes, cómics o incluso poesía. Por la música optaron por ejemplo un grupo de cuatro estudiantes polacos que presentaron al congreso Oceántica “La boina y el bañador”, un vídeo musical dirigido a concienciar sobre la conservación de los mares y de los océanos, que les dio el pase para viajar la Vigo. “Guitarra y cámara en mano hicimos una canción con la que llamar la atención sobre la importancia de cuidar los ecosistemas”, subrayó ya en el campus el alumno que hizo las veces de solista. “Lo centramos en el Báltico porque es uno de los casos que más conocemos y, aunque no está mal conservado pensamos que podría estar mucho mejor”, subrayó uno de los autores, que al respeto de su llegada a Galicia, admitieron sentirse “muy sorprendidos con el paisaje que encontramos aquí, tan verde y tan llena de montañas”, apuntó, a lo que añadió que “aunque llevamos aquí pocos días tuvimos ya la oportunidad de conocer Santiago de Compostela, un lugar impresionante”. De momento ninguno de estos “artistas” tiene claro a que se dedicará profesionalmente en el futuro, “pero lo que sí tenemos claro es que nos dediquemos a lo que nos dediquemos haremos lo que podamos por conservar el lugar en el que vivimos”.

gal4gal2

Algunos de los participantes más jóvenes de este campus científico son mexicanos. Estudiantes del Colegio Madrid, “fundado por exiliados españoles”, como ellos mismos explican, presentaron trabajos individuales y por parejas. Y es que para ellos la educación ambiental es un pilar básico en su formación, con materias a través de las que desde pequeños se aproximan a ecosistemas diversos como manglares, playas, bosques o desiertos. Para muchos es su primera visita a España y tienen muchas expectativas puestas en esa semana de convivencia. “Conocer gente de otros países, compartir conocimientos y ver sus trabajos”, explican.

Durante los seis días que dura este campamento de verano, los estudiantes alternarán actividades de ocio y tiempo libre con trabajo de campo e investigaciones científicas sobre medio marino.

Una vez instalados en la residencia de estudiantes, los participantes se desplazaron hasta un mirador cercano al campus desde el que pudieron contemplar la Ría de Vigo y las principales poblaciones que la rodean. Allí, el profesor de la Universidade de Vigo, Gonzalo Méndez, les explicó que una ría es un valle ocupado por el mar y un lugar de intercambio de agua dulce y salada, con muchos nutrientes, lo que la convierte en uno de los espacios litorales o marinos más productivos del mundo. “Es por esto que siempre hubo mucha actividad en su entorno ”, afirmó.

Gonzalo Méndez les habló también de la forma en la que los humanos han ocupado el territorio al borde de las rías. “La litoralidad ha dado una ventaja competitiva a ciudades como de la Vigo, que ha pasado de ser una población muy pequeña a ser la urbe más grande de Galicia”.

oce_2

Ya por la noche, en el teatro Vidal Bolaño de la Universidade de Vigo, el grupo de Oceántica celebró el Festival de las Nacionalidades, un punto de encuentro e intercambio cultural en el que pudieron degustar gastronomía típica de cada uno de los países participantes en el Campus, como el tamarindo de México, el mojo de Canarias, las filloas gallegas o los bizcochos portugueses. Además, cada una de las delegaciones presentó un vídeo sobre su país e interpretaron canciones y bailes representativos.

oce_4

El martes, visita a Cíes
En la jornada del martes, los estudiantes viajaron a las islas Cíes donde, guiados por científicos del Campus do Mar, aprovecharon este entorno privilegiado para trabajar en sus proyectos de investigación. Divididos en tres grupos, participaron en sendos micro-proyectos: efecto antropogénico en la dinámica sedimentaria de una playa, efecto antropogénico de la retirada de algas de arribazón y efecto antropogénico en la aparición y colonización de algas invasoras.

oce_6

El primer grupo realizó un perfil transversal de la Playa de Rodas, utilizando materiales sencillos como jalones, cintas métricas, tubos de goma para vasos comunicantes y estadillos. Otro de los grupos recogió muestras de arena superficial de la playa de Rodas y la tamizó para recoger anfípodos; mientras que el tercer grupo se centró en la observación de las algas presentes en el intermareal rocoso del entorno de Rodas y realizó un muestreo aleatorio para determinar las especies presentes y su abundancia.

Todos estos datos y muestras se compararán con los de una investigación similar que se realizará en la playa de Samil este miércoles, con el objetivo de que puedan extraer conclusiones sobre el impacto antropogénico en un ambiente poco alterado, como es la isla de Cíes, y en otro con gran influencia del hombre, como la playa de Samil.

Por la tarde, antes de regresar a Vigo, todos los participantes de Oceántica subieron hasta el Alto del Príncipe, desde donde pudieron disfrutar de una vista privilegiada del Parque Nacional das Illas Atlánticas. Y para cerrar el día, de vuelta ya al campus, recibieron la visita de un equipo de astronomía de la Fundación Ceo, Ciencia e Cultura (FC3), con el que realizaron una sesión de observación astronómica de planetas, estrellas y constelaciones.

oce_8