Las universidades gallegas lucen sus poderes para lograr la excelencia