El Campus del Mar gana adeptos en la diáspora científica