Campus do Mar ayudará a impulsar el trabajo de la Fundación Triptolemos en la línea azul de la alimentación

2/10/2015
Reunión de la Fundación triptolemos en Campus do Mar

El Campus do Mar se incorporaba en mayo de 2015 a la Fundación Triptolemos con la intención de aportar todo su conocimiento sobre el campo marino a esta fundación centrada en el desarrollo agroalimentario. Este jueves, apenas cinco meses después de su incorporación, el campus se convirtió en anfitrión de la reunión del comité ejecutivo de esta entidad, a la que ayudará a impulsar el trabajo realizado en la conocida como línea azul de la alimentación transfiriendo a este campo todos los conocimientos adquiridos en el Campus do Mar y en los demás centros de excelencia del ámbito marino incorporados a la red. “Esto supondrá la entrada en un futuro en el mercado de nuevos alimentos y de nuevas formas de alimentarse. Es un desafío interesante e ilusionante”, ratificó el rector de la universidad viguesa, Salustiano Mato.

Para seguir avanzando en este sentido, la red de campus de excelencia internacional del sector agroalimentario incluidos en la Fundación Triptolemos contará con la colaboración del Instituto Internacional Ibérico de Nanotecnología, junto con el que se buscará dar “un salto cualitativo en cuestiones de seguridad y funcionalidad de los alimentos”. “La Universidade de Vigo acerca una nueva dimensión a la fundación, ya que ponen la nanotecnología al servicio de la alimentación. El Campus do Mar camina de la mano de los otros centros de excelencia de España hacia la Unión Europea y ese Horizonte 2020”, destacó el vicepresidente de Triptolemos y también presidente de Freixenet, José Luis Bonet.

Entre las primeras acciones en las que el Campus do Mar participa de manera activa está la elaboración de un proyecto para una convocatoria del Programa de Cooperación Territorial del Espacio Sudoeste Europeo (SUDOE), que apoya el desarrollo regional a través de la cofinanciación de iniciativas transnacionales a través de los fondos FEDER. La Cátedra Unesco-Triptolemos será la encargada de coordinar a todos los actores que participan tanto en este como en otros proyectos centrados en la seguridad y funcionalidad de los alimentos.

 

Ser competitivos en el H2020

La Fundación Triptolemos aglutina 28 universidades de toda España (17 de ellas con el sello de Campus de Excelencia), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, organismos de consumidores, bancos de alimentos y algunas de las empresas más representativas del sector alimentario español. Creada en Barcelona en 2003 por un grupo de profesionales vinculados al mundo académico pero también con responsabilidades empresariales, la entidad busca promover las actividades agroalimentarias para salvaguardar el derecho a la alimentación de todas las personas. “Tratamos temas de enorme trascendencia para el futuro, porque no se trata solamente de producir más, sino de hacerlo mejor y más sano. Y España está muy bien situada por conocimientos en esta rama a nivel Europeo”, relató José Manuel Silva, ex director general de Agricultura y de Investigación de la Comisión Europea y coordinador de la relación entre el Campus do Mar y esta fundación. Para Silva Triptolemos es “un elemento de transferencia del conocimiento entre el mundo del saber y el empresarial sin perder de vista el H2020, que incluye un importante aumento de fondos en los próximos años” en un panorama muy competitivo “para lo cual es preciso hacer mucho networking entre todos para obtener éxitos”.

 

Nueva convocatoria para los campus de excelencia

Desde su nacimiento en 2010, el Campus do Mar ha demostrado el efecto multiplicador del proyecto y la consolidación de una red investigadora que le permitió “multiplicar por dos” los préstamos dados por el Gobierno para su puesta en marcha. A cuyo objeto, el rector de la Universidade de Vigo, Salustiano Mato, acogió con “esperanza” el anuncio del actual Ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, de sacar antes de final de año una nueva convocatoria de este programa de excelencia. “No nos quejábamos de que el Gobierno no nos diese dinero, porque podemos entender que no lo tuviese, pero sí demandábamos cariño. Y el señor Wert no sólo no nos daba cariño, sino que negaba nuestra existencia y decía que no servíamos para nada”, recuerda el rector.

Sin embargo, las cifras conseguidas por el Campus do Mar, que hasta ahora consiguió las máximas calificaciones en todos los procesos de evaluación, demuestran que “todo el trabajo hecho sirvió para mucho”. Según el rector, esta convocatoria llegaría en el mejor momento, ya que con la información final del último proceso de evaluación encima de la mesa se podrá “decidir que campus mantienen el sello de excelencia y cuales no” y a partir de ahí “elegir una política de apoyo que no tiene que ser la misma de los inicios, de dar ayudas para generar una idea”. “Aquellos que consolidemos nuestro proyecto y que mantengamos el sello de excelencia debemos ser referencia en la política internacional de investigación del Ministerio, porque seríamos la especialización y singularidad que puede tener España en el contexto mundial”, destacó.

Fuente: DUVI