El Ministerio de Educación reconoce el buen progreso del Campus do Mar

5/12/2012
ruedaprensa_evaluacion_051212

Internacionalización, captación de talento y potencial de transferencia. Estas son las principales fortalezas del Campus do Mar según el informe de evaluación realizado por el Ministerio de Educación tras los dos primeros años de vida de este “experimento colectivo hacia la excelencia”. Así lo anunció el rector, Salustiano Mato, acompañado por el equipo directivo del Campus do Mar, que recalcó que la calificación otorgada por este tribunal internacional es la máxima que se puede obtener y permite al campus de excelencia no tener que volver a examinarse hasta el 2014.

Mato destacó que este resultado no solo permite conservar el sello de excelencia, sino seguir creciendo y es un respaldo para, en el futuro, captar fondos y recursos en próximas convocatorias. El rector destacó que otra de las ideas principales que se desprende de este informe es “la capacidad del Campus do Mar para multiplicar por dos veces y media la captación de recursos”, ya que, partiendo de un presupuesto de un millón de euros, el proyecto captó ya 2,4 millones de euros.

Fortalezas y debilidades

El Ministerio de Educación transmitió en su evaluación que la máxima calificación otorgada se asienta en varios aspectos claves. Según el director del Campus do Mar, Emilio Fernández, la primera de ellas es la capacidad de internacionalización y de captación de talento, una línea en la que animan a seguir avanzando. Por otra parte, valoran muy positivamente “el trabajo satisfactorio que están realizando los clústers e inciden en la importancia de continuar apostando por la transferencia y por la colaboración con las empresas”. El informe ministerial destaca el “impacto de estas alianzas con el tejido empresarial, que pueden suponer enriquecimiento para la eurorregión”.

En lo referente a las debilidades, esta evaluación sugiere que es preciso intensificar el trabajo con los estudiantes de grado. En este sentido, desde el Campus do Mar se decidió enviar una respuesta al Ministerio haciendo una serie de comentarios al respeto. Como explicó Emilio Fernández, “reconocemos esta debilidad pero también queremos transmitir que ese tampoco era nuestro objetivo, por las complejidades de trabajar con alumnos y alumnas de grado dentro de un proyecto plurinstitucional compartido por dos países”. El trabajo conjunto en las primeras etapas de la formación es complejo, apuntaba Fernández, “cuando tenemos dos normativas diferentes y un eje temático tan específico como el marino”.

Con todo, el equipo de dirección del Campus do Mar decidió que en los futuros informes que se remitan al Ministerio, se incluirán todas aquellas acciones realizadas individualmente por las entidades socias que se desarrollen en la etapa de grado. El rector subrayó que todas estas acciones realizadas no se incluyeron en el informe enviado al Ministerio porque “lo consideramos como lo más justo y honesto” ya que no dependían del Campus do Mar, de modo que “nuestra debilidad depende de nuestra pluralidad”.

Próximas etapas e infraestructuras

Salustiano Mato recalcó que esta calificación viene a reforzar el proyecto y el hecho de haber cumplido con el plan establecido, “yendo incluso más allá y más rápido del estimado, arrastrando a cerca de 4000 científicos y tecnólogos”. En la según fase, que echará a andar en 2013, el objetivo prioritario será el tejido empresarial, “nos haremos ver entre las empresas, mostrando nuestro trabajo y presentándonos como una fábrica de soluciones e ideas”.

Preguntados sobre como los recortes y la crisis pueden afectar a las dotaciones en infraestructuras del Campus do Mar, tanto las universidades gallegas como el CSIC y el IEO, coincidieron en destacar que “el ladrillo no es lo importante, lo importante son las personas y los científicos; no dependemos de los edificios, tenemos todo lo que necesitamos para conseguir nuestros objetivos, pero si llegan serán bienvenidos”, añadía Alberto González Garcés, representante del Instituto Español de Oceanografía y director del área de Internacionalización del Campus do Mar. El caso del Instituto de Investigaciones Marinas es diferente ya que había previsto el traslado de todas sus instalaciones a los terrenos de la ETEA, proyecto que puede verse truncado por los recortes que afectan al CSIC, organismo del que depende. Su representante en el Campus do Mar, Francisco Gómez Figueiras, apuntó que esto no condiciona el apoyo de la institución campus de excelencia. El propio director del CSIC, Emilio Lora-Tamayo, confirmó al rector de la Universidade de Vigo su apuesta por el proyecto vigués y que, en cuanto la disponibilidad de recursos lo permita, retomarán el traslado.

Con todo, Salustiano Mato dejó claro que este traslado reforzaría al Campus do Mar en la ETEA, pero las instalaciones del CSIC quedan fuera del plan sectorial, que continúa según lo previsto a la espera de poder recepcionar la titularidad de los terrenos. “En cuanto firmemos el convenio”, indicaba el rector, “pondremos en marcha el plan sectorial” para la construcción de una sede institucional del Campus do Mar en la que tendrán espacios todos los socios del proyecto,  para “sin duplicidades, poner en marcha líneas de investigación emergentes y trabajos en campos diferentes de los que llevan a cabo ya las diferentes instituciones”.

Fuente: DUVI