El Campus do Mar, un “proyecto abierto” para todos los ámbitos del saber

22/02/2011

Porque el Campus do Mar abarca a todos los campos del saber de esta universidad. Este es el motivo por el que la Facultad de Ciencias de Educación y del Deporte de la UVigo acogió la conferencia “Campus do Mar: un proyecto para construir el futuro a partir de los océanos”, impartida por Emilio Fernández, comisionado del Campus do Mar. Encuentro organizado por la profesora María Álvarez, quiso resaltar la oportunidad que supone para el alumnado “que uno de los principales responsables del proyecto venga exponer y abrirnos a sus posibilidades, más allá de la información institucional de la que disponemos”.

Desde un principio Emilio Fernández quiso resaltar que este campus de excelencia es un camino abierto para todas las titulaciones, “más allá de lo científico-tecnológico, pues en cualquier trabajo seguro que os vais a encontrar algo que tenga que ver con el mar, y sobre todo en educación”, añadió. Quiso profundizar en este carácter multidisciplinar subrayando la relevancia de la nueva incorporación al Campus do Mar, la de un grupo de investigación de Bellas Artes “ya que estamos ante un proyecto abierto que quiere incorporar nuevas aportaciones, independientemente de la disciplina”, subrayó el conferenciante.

¿Por qué estudiar el mar?
Para que los presentes entendieran su esencia, su razón de ser, Fernández quiso responder con su conferencia a la pregunta de por qué estudiar el mar. Por dos razones, por una parte por la disponibilidad de un gran entramado natural, económico, social e investigador que “nos puede convertir en la agregación más importante en temas marinos de Europa” y por otra, por la necesidad de avanzar en su estudio debido “a la importancia que tiene en el desarrollo del entorno y de las especies”. Así, la existencia de más de 1500 kilómetros de costa, con un sector industrial “que bebe del mar” y con un soporte investigador avalado por más de tres mil investigadores y 270 millones de euros en contratos de I+D hizo que “la Universidade de Vigo quisiese abanderar este proyecto conjunto en el que podemos ser fuertes y referentes a nivel europeo”, apuntó el conferenciante.

Por otra parte profundizó en la importancia de estudiar el mar a través del planteamiento de varios casos curiosos, como la justificación de que las aguas gallegas sean tan frías en el período estival. Debido al viento del norte y al movimiento de rotación de la tierra, las aguas superficiales van hacia el océano abierto, por lo que “el agua que se va se compensa con la procedente del fondo que es muy fría, pero también muy rica en nutrientes, lo que ocasiona que nuestras costas proporcionen mucho alimento y puedan desarrollarse las especies”, explicó Fernández. Mas añadió que, como consecuencia del aumento de la emisión de gases efecto invernadero “este proceso funciona con menor intensidad lo que ocasiona que las costas sean cada vez menos productivas”. Asimismo, el calentamiento global ocasiona que la temperatura de las aguas gallegas esté en aumento progresivo lo que se traduce “en cambios importantes en el ecosistema, apareciendo especies más tropicales en las lonjas y que las capturas de pescados más fríos vayan en merma”.

También hizo un recorrido por cuestiones más estructurales y organizativas del campus de excelencia. Así compartió con los presentes los tres ejes alrededor de los que gira el proyecto, la transferencia de excelencia investigadora, la excelencia docente y la mejora de la calidad de vida, haciendo especial hincapié en la internacionalización del alumnado. Su policentrismo, “sin edificaciones innecesarias, conectando y aprovechando todo lo disponible, como los terrenos de la ETEA” y el alto grado de complejidad de la gobernanza, con más de tres mil personas de 24 instituciones distintas, fueron temas centrales de la ponencia.

DUVI