Excelencia gallega. Por Manuel López Prado