La suerte está echada para el Campus do Mar, que enfila su recta final